Nuestra historia

Smart hoy

Empeño y trabajo

1855

Generación

de artesanos

En nuestro país, la historia del helado se enlaza con la del hielo. Hasta 1855 no se fabricaba hielo en la Argentina. Era un artículo de lujo que se importaba en grandes barras envueltas en aserrín desde Inglaterra y los Estados Unidos. Luego llegaron las heladerías "al paso", que gracias al desarrollo de los refrigeradores y las cadenas de frío permitieron que los helados artesanales se mantengan en su estado natural por más tiempo.

A raíz de estos avances, a comienzos de la década del 70, nacía en Rosario una nueva generación de artesanos del helado.

1972

Trabajo

en familia

En 1972, una familia formada por un matrimonio y 3 hijos comienza a trabajar en la elaboración de cremas heladas artesanales, fiel a recetas tradicionales familiares.

El 26 de agosto de ese año, se abre al público la que sería la primer heladería “Smart” en la esquina de Rioja y Moreno del microcentro de la ciudad de Rosario. Con este nombre, pronto formaría parte de la cultura rosarina, que acudía a disfrutar estos helados de receta familiar.

Su popularidad creció notablemente gracias a contener ingredientes de gran calidad, que permitían un sabor fresco, manteniendo los valores nutritivos de la leche.

1977

Sumando

heladerías

En 1977 se inaugura la segunda heladería en San Nicolás 2050 donde luego se traslada la fábrica que permaneció allí hasta 1997, fecha en que se construye una planta modelo de elaboración en calle Constitución 1933, que permitiría abastecer la gran demanda de sus cremas heladas artesanales. Con el tiempo, surgieron las heladerías tipo confitería, que servían el helado en altas copas de metal con una galletita tentadora, la "lengüita de gato", que subsistieron hasta entrados los años '50 del siglo XX. Con el transcurso del tiempo se fueron sumando nuevas heladerías “Smart” en Boulevard Rondeau 98, Bvd. Oroño 3301 y Mendoza 5701. Completando así una red de cinco puntos de venta que fueron afianzando un posicionamiento en el mercado consolidando una marca reconocida por calidad y servicio.

1998

Sistema

de franquicias

En 1998, se materializa la idea de expansión, comenzando la definición y el trabajo sobre el proyecto de franchising (sistema de franquicias).

 

El sistema de franquicias permitió a la empresa ampliar su cobertura en toda la ciudad, sumando nuevos puntos de venta a cargo de socios estratégicos, los cuales son capacitados para brindar una cálida atención y servicio al público, como acostumbra Smart en todas sus heladerías.


En su primera etapa se duplicó su producción, con una capacidad de planta ya instalada, para abastecer el incremento progresivo de ventas de la red de franquicias y puntos propios en la ciudad de Rosario.

Smart sigue posicionándose en el mercado rosarino, acompañado por un proyecto de crecimiento y expansión, sin descuidar los valores tradicionales de la empresa: empeño y trabajo, los cuales permiten que Rosario cuente con un empresa seria con más de treinta años de trayectoria brindando productos de calidad superior con auténticas recetas familiares.

Smart, un orgullo de todos los rosarinos.

1/1

Siglo XXI

Evolución de

marca y producto

El siglo XXI lo encuentra a Smart con nuevos desafíos y objetivos: Consolidar su posicionamiento en la ciudad, fidelizar a sus clientes y ampliar la cantidad de puntos de venta en Rosario y otras localidades. Para lograr estos puntos, Smart debía reposicionar su marca en un mercado cada vez más competitivo, que se renueva constantemente.

 

Su primer trabajo fue realizar un “restayling” de su logo, con una imagen moderna y simple, el rediseño arquitectónico de los locales y la implementación de importantes promociones y campañas publicitarias. A raíz de este cambio, se fue introduciendo en los consumidores una nueva etapa de evolución de marca y producto, acompañada por nuevos productos de su línea de postres y la clásica línea artesanal.

2004

Gran local

de Pellegrini

A fines del año 2004, Smart desembarca en la clásica Av. Pellegrini con un local imponente y moderno de dos plantas, el cuál era muy esperado por los consumidores de esa zona de Rosario. Otra gran inversión fue su nuevo local en la ciudad de Paraná, sumando un nuevo desafío de llevar los helados artesanales a esa localidad entrerriana.